Escribir para comprender

Categoría: contra la ideología de género

Compañeros

Por Marisol Oviaño
Publicado originalmente: 12dic19


Hacía tiempo que  no pasábamos un rato las dos solas, pues casi siempre nos vemos por inercias familiares que reúnen a más gente. Y en principio, hoy iba a ser una de esas ocasiones, pues venía a comer a casa con sus nietos y conmigo.

Pero  tras una breve sobremesa, Eude se ha retirado a sus aposentos. Y su hermano jugaba al fútbol a las cinco. Así que, cuando mamá y yo nos hemos quedado solas, hemos quitado el mantel de la mesa y nos hemos mandado mudar a los sofás, donde hemos hablado largo y tendido. De los achaques y la vejez, del colectivismo y la ambición individual, de mi madrina —que se cayó la semana pasada—, de que mi bambú tiene veinte años y está hecho un asquito —¿cuántos años vive un bambú que compras en el chino?— y de que ella no puede tener plantas en la terraza porque se le achicharran. Cuando se ha marchado, he sentido la imperiosa necesidad de bajar a la trinchera proscrita a escribir sobre todo lo que he aprendido ella.

Siempre tuvo claras sus prioridades: nosotros y nuestro padre. Sin embargo, podría haberse limitado a hacer lo que casi todas las mujeres de su generación: cuidar de los niños y la casa y tomar el café con las amigas. Pero esos zapatos le quedaban pequeños.

Si me calzo los míos de niña, la veo haciendo siempre cosas que las otras madres no hacían: estudiaba, aprendía inglés, hacía régimen, iba al gimnasio, llevaba pantalones vaqueros y, a veces, fumaba.  La recuerdo yendo a sus clases del PPO, estudiando con apuntes de varias de carpetas, haciendo ejercicios de mecanografía, pidiéndome que le hiciera un dictado para la taquigrafía… Más tarde, ella acabaría trabajando con mi padre, y fue entonces cuando ascendimos en la escala social. Pero nunca dejó de interpretar el papel de matriarca.

Papá era el único que se libraba de las tareas de la casa, y para mamá habría sido fácil seguir la inercia y propiciar que mi hermano no participara en las labores “femeninas”. Pero impuso que todos los hijos nos hiciéramos la cama, ayudáramos a recoger la cocina y a adecentar el jardín. Yo sólo recuerdo un asunto en el que estableciera diferencia entre las chicas y el único chico: cuando éramos pequeños y pasábamos el verano en la sierra, a la hora de la siesta nosotras teníamos que aprender a coser y él no; a él le ponían a leer. (Nosotras éramos grandes lectoras, pero el benjamín entonces parecía sentir alergia por la lectura). Y realmente no puedo verlo como una discriminación, sino como un regalo: ¡la de veces que habré salvado ropa gracias a que ella me enseñó a coser!

A los tres se nos exigía que sacáramos buenas notas, y a todos se nos alentó a estudiar una carrera. Pero mi hermano, además de por las aspiraciones de nuestra madre —que nos afectaban a todos por igual—, se veía presionado por la ambición de nuestro padre, que le consideraba su heredero natural en la empresa. La construcción era —y sigue siendo— un mundo de hombres; a papá nunca se le habría pasado por la cabeza aprovechar nuestras vacaciones escolares para llevarnos a Silvia o a mí a la fábrica y las obras. De los tres, sólo Paco tenía esa carga. Por ser hombre.

La vida de los hombres no es tan fácil como las feministas radicales la pintan. La vida no es fácil. Nunca. Para nadie. Por eso buscamos alguien que nos complemente y que trabaje codo con codo con nosotros para construir nuestro lugar en el mundo. Y, para que eso funcione, ambas partes tienen que saber cuál es su función en la familia, hasta dónde se puede negociar y cuándo es mejor ceder. La pareja no es un campo de batalla, sino una alianza.

Y cuando miro a mi madre, que supo luchar por sus derechos sin dejar de cuidar de los suyos, comprendo cuán alejado de la realidad está el feminismo actual, que nunca habla del amor. La nueva ola feminista pretende convertir las diferencias entre hombres y mujeres en agravios contra la mujer y, por supuesto, considera la maternidad como un lastre con el que los hombres nos castigan. Como si la mayoría de nosotras no sintiéramos la necesidad de tener hijos a los que amar.

Ser madre es difícil, sí, y cuando los niños son pequeños, puedes sentirse fagocitada por ellos, ¡que me lo digan a mí! Las responsabilidades de la maternidad no terminan ni cuando los hijos son adultos, pero es en ella donde reside nuestro verdadero poder: todos necesitamos el amor incondicional de una madre. Sin él, siempre tendremos miedo a volar.

Además, nos coloca en un lugar preeminente en la familia, desde la que extenderemos redes afectivas que lleguen más allá de las paredes de la casa: los abuelos, los primos, los tíos, los sobrinos, los cuñados, los padres de los compañeros de colegio de nuestros hijos, los amigos… Nuestra facilidad para crear vínculos con otros nos diferencia de los hombres. ¿Por qué habríamos de renunciar a ella?

Por eso no entiendo un feminismo que, en lugar de trabajar para mejorar la complementariedad entre hombres y mujeres, pretende obligar a la mujer a usurpar el papel del hombre incluso aun cuando ella no quiera.

No me interesa un movimiento que demoniza al otro sexo, porque he crecido en una familia en la que todo el mundo desempeñaba su papel y he tenido una madre trabajadora, madre y compañera de su hombre.
De ella aprendí a ser independiente, sí.
Pero, sobre todo, a ser yo también refugio de los mío

La irresponsabilidad de Juana

por Marisol Oviaño
Publicado originalmente: 31jul18
Fotografía en contexto original: elcorreo


La última vez que hablamos cara a cara, me suplicó con lágrimas en los ojos que no dejara de escribirle.

No me dejes olvidar.

En el año que llevábamos separados, había pasado de ser el mejor padre del mundo a ser el peor enemigo de sus hijos: no venía a buscarlos los fines de semana que le correspondía, no los llamaba, no les cogía el teléfono y cuando se cruzaba con ellos a diario, fingía que no los conocía.

– ¡Si ya no nos quiere, ¿por qué no se va a otro sitio para que dejemos de sufrir?!- gritaba mi hijo de doce años.
– ¡Llama a la Guardia Civil para que le echen de aquí! -me exigía mi pequeña de diez.

Por supuesto, tampoco pasaba la pensión alimenticia. Desde la perspectiva de género, soy una mujer maltratada, una víctima. Y el padre de mis hijos, un maltratador que hacía daño a mis hijos sólo para joderme a mí.

Sin embargo, en las cosas del amor no hay verdades absolutas.
Él sólo era un hombre desarbolado y sin brújula. No actuaba movido por el rencor, sino por la deriva autodestructiva en la que estaba inmerso; estaba tan desesperadamente perdido, que todo lo que hacía o dejaba de hacer le perjudicaba. Y yo sabía que, a su extraviada manera, nos quería.
Pero hacía tanto daño a sus propios hijos, nos abría tantas vías de agua, nos arrastraba tan rápido hasta el fondo, que la compasión era un lujo que no podía permitirme. Y tuve que desatar una odiosa guerra contra él.

No dejes de escribirme, me había dicho.
Y yo le escribía para golpearle, para obligarle a mirarse en el espejo, para que dejara de arrastrarnos al infierno, para proteger a mis hijos… Y, también, para dejar una luz encendida en la oscura noche. Busca dentro de ti, en algún sitio tienes que estar.

Me llevó dos años cortar los cabos que nos ataban al lastre. Entonces él se retiró a su guarida y dejó de ser una amenaza inminente para nosotros.
Pero seguí escribiéndole, para que la desmemoria que tanto temía no acabara con él.
Le contaba cosas de sus hijos y a veces adjuntaba fotografías para que, de alguna manera, los viera crecer. Nunca contestó. Tampoco yo lo necesitaba: sabía por otros que me leía.

Al mismo tiempo, ayudé a nuestros cachorros a comprender que su padre no había dejado de quererlos. A que vieran el abandono paterno como un acto de amor hacia ellos: no podía cuidar de sí mismo y se había alejado para no hacerles más daño. Y cuando él murió hace tres años, pudieron llorar al gran padre que un día fue.

Pero no os dejéis engañar por la literatura, también he sentido rabia y ganas de matar. Durante los años más duros fantaseaba con mandarle unos sicarios que le dieran una paliza y un mensaje de cinco palabras: “Esto va por tus hijos”. Pero eso sólo habría servido para vengarme, no habría solucionado nada. Y, además, si salía mal podría dar conmigo en la cárcel.

Saltarme la ley no era un riesgo que pudiera correr: si me detenían, los niños se quedarían sin padre y sin madre. Cuando tienes que defender a tus hijos del autor de sus días, sopesas mucho las consecuencias que tus actos podrían tener para ellos.
Por eso nunca me he creído la historia de Juana.

Esa carita de máscara griega, ese clínex siempre arrugado cerquita del rimmel corrido, esos bracitos abiertos a lo Jesucristo… Los medios nos la presentaron como la víctima de un monstruo, y cubrían la noticia como si se tratara del desembarco de Normandía. Pero por mucho que ella fingiera llorar en el telediario, yo seguía sin creerme nada. De modo que, curiosa como soy, empecé a investigar.

Francesco y Juana se conocieron en Londres en 2005 (en algunos medios dicen 2007) y cuando ella se quedó embarazada, se trasladaron a Granada. Ella regentaba una tienda ecológica y él cuidaba del hijo de ambos, muy alternativo y feminista todo. No parece que Francesco dé el perfil de machirulo opresor, los tíos de Forocoches lo llamarían planchabragas.

En 2009 Juana se fue de marcha y volvió casi a las seis de la mañana, algo que, según Francesco, era muy habitual. Tuvieron una bronca, ella empezó a romper cosas y, cuando fue a emprenderla con el ordenador, Arcuri forcejeó con ella y le hizo daño. Juana se marchó a urgencias y le puso una denuncia por violencia de género.

El abogado de Francesco le recomendó declararse inocente, pero con la LIVG eso significaba orden de alejamiento durante los meses que tardara en salir el juicio (no olvidemos que su papel en la familia era cuidar del niño); de modo que aceptó declararse culpable. Fue condenado en conformidad por un delito de lesiones en el ámbito familiar (artículo 153.2 y 3 del Código Penal), penado con 3 meses de prisión y un año de alejamiento.

Más tarde, Juana se marcharía unos meses de mochilera con una nueva pareja, y dejó a su hijo al cargo de Arcuri, prueba incontestable de que ella sabía que el niño no corría peligro alguno con su padre. Pero aquella relación no cuajó, y antes de que acabara la orden de alejamiento, Juana y Francesco volvían a estar juntos. En 2012 se fueron a vivir a Italia y tuvieron otro hijo.

Ella cuenta que allí vivió un infierno de malos tratos, pero no hay ninguna prueba de ello. No puso ninguna denuncia en Italia, los clientes del alojamiento rural que regentaban decían que se les veía muy felices, los psicólogos que han examinado a los niños no han visto ningún indicio de que hayan sufrido maltrato o hayan visto maltratar a su madre… Este no es un dato baladí, pues a un psicólogo le resulta relativamente fácil detectar cuando un niño es víctima o testigo de malos tratos. Cuando mi hija tenía 12 años sentía tanta rabia hacia su padre, que la llevé a una psicóloga para que la ayudara a librarse del rencor que la estaba envenenando. En una de las sesiones, la terapeuta le pidió que imaginara que una silla era su padre y le dijera todo lo que quisiera. Pues, bien, la niña ni siquiera tuvo valor para levantar la cabeza y mirar a la silla. Porque esas son las cosas que hacen los niños que sufren algún tipo de maltrato.

Pero, a pesar de que no había pruebas que avalaran la versión de Juana, los medios seguían diciendo que Francesco la torturaba, nos contaron que el hijo mayor se había interpuesto entre ella y su padre para que no la pegara más, nos hablaron de “miedo insuperable” (que también aparece en el caso de la Manada), estuvieron en todas las concentraciones del “Juana está en mi casa”… Las feministas escribieron el guión y sacaron a la gente a la calle, Juana interpretó su papel y los medios echaron toda la leña que pudieron a la hoguera de Francesco Arcuri, quien, según he leído, ha interpuesto querellas contra las anarosas de España.

Probablemente a Juana Rivas le haya pasado lo que a muchas mujeres: el marido y la vida que implicaba estar con él se le quedaron pequeños. Probablemente empezaría a asfixiarse. Como me asfixiaba yo.

Pero las decisiones que había tomado en los últimos años le ponían difícil separarse: no tenía más medio de vida que trabajar con su pareja, estaba en un país extranjero, sus hijos estaban escolarizados allí… No le habría resultado fácil que la Justicia le permitiera sacar a los niños de Italia. Y, probablemente, cuando llegó a Granada comentaría su situación con las amigas feministas, que debieron de decirle: “Eso está hecho, déjanos a nosotras”.

A mí, que he vivido el sufrimiento de mis hijos por el abandono de su padre, me resultan odiosas las mujeres que hacen todo lo que pueden por privar a los niños de la figura paterna. Pero comprendo la lógica por la que Juana volvió a denunciar a su pareja por un maltrato imaginario, pues es lo que muchas  hacen para conseguir ventajas en el divorcio. De hecho, se ha convertido en una estrategia habitual de muchos abogados, especialmente los que trabajan a la sombra de asociaciones feministas. Que, no olvidemos, viven de las subvenciones: cuantas más denuncias, más dinero y poder para ellas.

Pero ellas sabían que todavía no habían conseguido su objetivo, esto es, que la palabra de una mujer baste para condenar a un hombre de por vida. Y como corrían el riesgo de que la Justicia no les diese la razón -Juana no tenía ni una sola prueba del presunto maltrato-, “la madre de Maracena” vilipendió a Francesco ante las cámaras, arropada por asociaciones feministas que desde entonces no han dejado de agitar la calle para influir en la opinión pública y obtener -eso creían- una sentencia favorable. Y, aconsejada por ellas, desobedeció las órdenes judiciales que la obligaban a entregar a los niños y cometió delito de sustracción de menores. Es decir, se saltó la ley.

Juana Rivas no pensó un solo momento en las consecuencias que aquello podría tener para sus hijos. Metafóricamente hablando, llamó a los sicarios.
Y la han pillado.

http://www.elmundo.es/andalucia/2018/07/28/5b5b6c96e5fdeacc628b4598.html

https://www.mateobuenoabogado.com/blog/arcuri/

Desde que escribí este artículo, la justicia española y la italiana han hablado. Y la han condenado:

https://www.elmundo.es/espana/2019/03/20/5c927a0e21efa036768b46dd.html

https://elpais.com/sociedad/2019/03/14/actualidad/1552573792_003735.html

Domestofobia: avanzando en la destrucción del hombre

Por Marisol Oviaño
Publicado originalmente: 16sep18
(Las negritas que he puesto en los extractos del artículo de Barbijaputa son mías)


En su afán por dejar al hombre sin refugio, el feminismo subvencionado ya está estableciendo el próximo objetivo: convertir en maltratadores a los hombres que NO pegan a sus mujeres. Incluso lo han bautizado con uno de esos rimbombantes nombres con los que van imponiéndonos su neolengua: domestofobia.

La victimización de la mujer no tiene fin porque la estrategia es muy efectiva: convierten todas las diferencias entre hombres y mujeres en agresión a la mujer. Y la táctica resulta infalible, pues tienen a su servicio a la inmensa mayoría de los medios. Así, casi todas las semanas introducen términos y conceptos nuevos en nuestras vidas: sororidad, micromachismo, heteropatriarcado, manspreading

Pronto empezaremos a oír hablar de la domestofobia: las altavozas del NWO ya han empezado a inyectar el concepto en nuestros inconscientes. Así lo hace, por ejemplo, este artículo de Barbijaputa sobre sexo doméstico. En un tono entre guasón y amenazador, medio en serio medio en broma, podría estar anticipando qué cosas acabarán considerándose violencia de género.

Barbijaputa, ese ángel que cuida y da voz a todas las mujeres, nos cuenta que infinidad de chicas jóvenes le preguntan: “¿cuántas veces es lo normal acostarte con tu novio?” (que debe ser lo que preguntan las beatas a sus confesores). Y, como es un ser de luz, intenta dar respuesta a tan compleja pregunta.

Ella/él/elle siempre utiliza un tono de mujer de vuelta de todo. Sin embargo, leyéndola tengo la sensación de estar ante alguien que no sólo no conoce el placer, sino que siente una profunda repugnancia por el sexo. (Mientras escribo estas líneas, la palabra pecado me sobrevuela como un helicóptero de la policía de la moral).

Esta Elena Francis del empoderamiento pontifica sobre el sexo desde la ignorancia y obviando que es un tema en el que intervienen, como mínimo, dos personas. Y le dice a las chicas jóvenes que no hay que tener en cuenta al hombre:

El hombre no tiene más necesidad que la mujer de mantener relaciones sexuales por ser hombre.

La guerra contra el hombre y la familia es, también, la guerra contra la biología. Y Barbijaputa no sólo niega las diferencias biológicas entre los sexos, sino que despoja al hombre de toda humanidad y lo convierte en un despiadado opresor que no pide más sexo porque tenga necesidades diferentes a las nuestras, sino porque el sexo es su arma para tenernos bajo su bota.

Muchos hombres, en especial estos que presionan y hacen sentir mal a sus compañeras por no decir sí cada vez que ellos quieren, entienden el sexo como un método de control y una forma también de reafirmar su masculinidad. Da igual que en una semana no hayan sentido deseo, en sus cabezas suena la alarma de “Eh, ha pasado una semana y yo no he follado”. Alerta: masculinidad en peligro e interés de sus parejas en ellos en declive… y aquí viene la presión.

No sé con qué clase de amebas se relacionará esta mujer/mujero/mujere, pero yo no conozco ningún hombre que no se excite al menos una vez al día: el bamboleo de una chica joven con minifalda y tacones, el escote de la interventora del banco, la melena de la de contabilidad… O el poderío del culo del albañil, el pechazo del mensajero, la barriga peluda del nuevo en el gimnasio…  En todo lo que escribe, Barbijaputa pone en evidencia que no sabe cómo “funcionan” los hombres. Y, lo que es peor, tampoco le interesa. El hombre no tiene sentimientos ni necesidades distintas de las nuestras, sólo quiere hacernos daño. Hay que acabar con él.

Yo, que debo de tener más experiencia de la vida que Barbijaputa, explicaría a las jóvenes que los dos sexos son diferentes. Para empezar, a ellos les resulta mucho más difícil que a nosotras mantener relaciones sexuales, porque las mujeres somos más selectivas. En cambio, ellos necesitan menos para disfrutar; a nosotras nos lleva un tiempo de aprendizaje encontrarle la gracia al asunto. A mí, por ejemplo, de jovencita no me gustaban los chicos de mi edad, porque sabían todavía menos que yo, eran torpes y no aprendía nada de ellos. En cambio, los mayores me trataban con delicadeza y me enseñaban a disfrutar de cada momento.

Yo no podría responder de manera universal a la pregunta de “¿cuántas veces es lo normal acostarte con tu novio?”, porque hay tantas respuestas como personas. A lo mejor tu novio es un enfermo que quiere hacerlo diez veces al día, o a lo mejor tú te pones muy tensa cada vez que os vais a la cama y deberías decirle que vaya despacito y que te enseñe, o a lo mejor eres frígida.

Pero Barbijaputa no se para en detalles. Si no te apetece acostarte con tu novio, la culpa es de él.

Muchas de las chicas y mujeres que siguen enredadas en ese no saber o no entender, que piensan que tienen un problema con el sexo (no así sus parejas, claro), que creen que pueden ser frígidas por la presión a la que son sometidas, sólo tiene un problema: su pareja.

Y es este párrafo el que me hace sospechar que la insistencia de los hombres para mantener relaciones sexuales, e incluso el mero intento de tratar de hablar con la novia para ver cuál es el problema, algún día podría ser constitutiva de delito:

Caras largas ante un no, resoplidos, silencios incómodos en el “mejor” de los casos. Cargar con culpas a la mujer, conversaciones tensas donde se pone el foco del “problema” en ella, que es la que no quiere, violencia psicológica o física en el peor de los casos. Porque muchos hombres “solucionan” este conflicto presionando hasta que consiguen lo que quieren, es decir, muchos acaban violando a sus parejas.

Así las mujeres ya no tendrán que fingir dolor de cabeza, bastará con que amenacen a su novio con ir a denunciarlo al cuartelillo. A fin de cuentas, según dice, el sexo no tiene ninguna importancia en la vida de pareja:

Rechazar mantener relaciones una o veinte veces jamás debe convertir ese momento en un conflicto en la pareja.

O, mejor dicho: sólo la tiene para él.

Y si lo crea, si un hombre se pone tenso, o siente su ego machito dañado, el problema lo tiene él, no ella. Que el sexo sea la vara de medir de muchos hombres para valorar sus relaciones sentimentales es no saber mantener relaciones sanas e igualitarias.

Y cierra este edificante artículo reclutando jóvenes confusas e inexpertas para enviarlas a luchar contra el hombre:

Es vital que todas abracemos el feminismo para dejar de ponernos a nosotras mismas como foco del conflicto, y empecemos a problematizar las conductas de los hombres que entienden el sexo como controles rutinarios de su poder y de su masculinidad.

Su nula empatía hacia el hombre le impide plantearse que a ellos les resultaría muy fácil hacer lo mismo; esto es, convertir las diferencias entre hombre y mujer  en agravios al hombre. Así, la falta de deseo de algunas mujeres podría ser vista como una herramienta de ellas para someterlos, y  ellos podrían  empezar a problematizar las conductas de las mujeres que entienden el sexo como controles rutinarios de su poder y de su feminidad.

Llamadme loca, pero a mí todo esto me suena no sólo a linchamiento del hombre por ser hombre, sino a pura demonización de las relaciones sexuales. Empezaron a hablándonos de la cultura de la violación, y mucho me temo que no tardarán en subir un peldaño más y empezar a arengarnos contra la cultura de la penetración.

 

Una mamada consigue más que mil madres histéricas detrás de una pancarta

por Marisol Oviaño
Publicado el 09/jul/18
Fotografías en contexto original: navarra

(El título de este artículo es una cita de Inar de Solange en Seduciendo a dios


Algunos sólo verán en estas imágenes una performance pacífica y festiva de mujeres que luchan por sus derechos.
Yo sólo veo al Santo Oficio.
O al Daesh.
A algo que volverá a encerrarnos a las mujeres bajo siete llaves, con lo que nos ha costado llegar hasta aquí…

manifestación feminista navarra

(Podéis ver todas las fotos pinchando aquí)

Veo a estas mujeres empoderadas, airadas y disuasorias y me pregunto si no han aprendido nada de la revolución sexual. Vestirse de negro, cubrirse la cara, enarbolar antorchas, tocar el tambor, colgar carteles amenazantes, humillar un muñeco masculino… ¿El propósito es atraer hombres a la causa o acojonarlos?

Yo diría que lo segundo. No se me ocurre mejor manera de alejar a los hombres que intentar conquistarlos dando miedo como hombres (pero sin tener su fuerza física). Y las mentes pensantes de la ideología de género lo saben; el objetivo no es atraerlos a la causa, sino convertirlos en el enemigo.

Estas alegres muchachas van a conseguir que los hombres no se atrevan a tocarnos ni con un palo. Y todas acabaremos como estas mujeres de Bilbao, que se han casado consigo mismas.
¿Es esto lo que queremos la mayoría de hombres y mujeres?

Tras la libertad condicional de la Manada

por Marisol Oviaño
Publicado originalmente: 28jun18
Fotografía en contexto original:tribunavalladolid


A raíz de la puesta en libertad provisional de la manada, las feministas vocingleras y subvencionadas han vuelto a poner en marcha su maquinaria de destrucción y han sacado a sus huestes a la calle. De comparsas, muchas mujeres de buena voluntad que creen lo que les han contado: que a una pobre niña la violaron un guardia civil, un militar y otros tres maromos. Que los cabrones de los jueces les han puesto en libertad porque resulta que, también, la Justicia española es patriarcal. Y que mañana cinco hombres te violan a ti o a tu hija y a los violadores no les pasará nada.

Los de la manada han estado casi dos años en la cárcel y, hasta que hable el Supremo, están condenados a nueve; a eso las feministas lo llaman impunidad. Probablemente sólo se verían desagraviadas si los quemáramos vivos en un auto de fe en plaza pública. Pero como saben que todavía no es el momento, han desatado en Sevilla una caza del hombre al más puro estilo de las películas de viejo oeste americano.

Si eres mujer y no quieres que la jauría te ladre, tienes que estar de acuerdo en que la culpa de todo es del hombre y, en consecuencia, unirte a la cacería. Pero yo no sólo no estoy de acuerdo, sino que, además, creo que esta histeria colectiva nos impide ver el problema de fondo que hay tras este caso: la educación que están recibiendo nuestros jóvenes.

No hay más que ver la barriada sevillana de la que salieron los cinco tenores para saber que no han estudiado en caros colegios privados, y que en sus casas no debe de haber un solo libro. Probablemente sean hijos de ese sistema educativo en el que se ha despojado al profesor de toda autoridad; en el que la disciplina, el esfuerzo, la constancia y las buenas maneras han sido proscritos por fascistas. Este sistema educativo que les adoctrina en un yolovalguismo en el que sólo hay derechos y ninguna obligación, les pinta la vida como una feria del hedonismo y les promete que el sexo sólo es una actividad lúdica que no tiene consecuencias.

¿Y la muchacha, que vive en uno de los pueblos con la renta per cápita más alta de España, qué educación ha recibido? ¿Nadie le previno nunca sobre los peligros de la noche, el alcohol, las drogas y los desconocidos? Probablemente no. Cuando mi hija tenía 14 años, en nuestra casa se quedaron a pasar la noche muchas de sus amigas. Y casi ninguna madre (o padre) llamaba para, primero, preguntar si a mí me parecía bien el plan y, segundo, para asegurarse de que la niña no iba a estar toda la noche en la calle. Los padres no tenían ningún control sobre ellas. Tampoco sobre los hijos.

Así que, como madre, me pregunto: ¿qué les han enseñado sus padres a los seis protagonistas de este caso? ¿Qué ejemplo han visto en sus casas? Aunque soy consciente de que en estos tiempos, en los que los jóvenes están 24 horas al día conectados a las redes, quizá el ejemplo paterno tenga menos peso que antes. Entre otras cosas porque todo el mundo, papá y mamá también, está conectado a su pantallita y nadie habla con los otros miembros de la familia.

El otro día había un escalofriante artículo en El Mundo sobre la facilidad con la que los niños acceden al porno, ya se habla de la generación pornonativa. El porno funciona como todas las drogas: al principio una dosis te lleva al séptimo cielo, pero al final necesitas estar poniéndote todo el día simplemente para no sentirte mal. Y si eres consumidor de porno desde pequeño, difícilmente podrás mantener relaciones emocionales sanas con los demás.

Los medios de comunicación, especialmente los que se llenan con los bolsillos con telebasura, no son ajenos a esta degradación, pues ellos colaboran intensivamente a convertir el sexo en un producto de consumo más. Es reseñable que precisamente esas cadenas sean las que más azuzan el feminismo radical contra sus propios telespectadores. Porque…¿cuál creéis que debe ser el programa favorito de los miembros de la manada? ¿Las películas europeas de la 2 o HMyV de Tele5?

Los demás medios tampoco están libres de pecado, pues todos dedican una sección a propagar la buena nueva de la ideología de género. Todos dan un eco desmesurado a cada posible caso de agresión sexual, como en el caso de la chica que ha sido presuntamente violada en la noche de San Juan . El objetivo es el acoso y derribo del hombre, y ningún medio pone el dedo en la llaga, ninguno se pregunta qué hace una niña de 15 años a las cuatro y media de la mañana en la playa. Sé que habrá quien tergiverse mis palabras y diga que yo estoy afirmando que las chicas que estén en la calle de madrugada merecen ser violadas. Pero sólo estoy diciendo algo de sentido común: una madrugada de alcohol y drogas no es el lugar más indicado para un adolescente de quince años, me da igual que sea hombre o mujer.

La educación pública tampoco es que ayude demasiado. Hace un par de años años di unos cursos de redacción eficaz en el instituto de mis hijos. Los profesores habían seleccionado a 12 alumnos, todos ellos buenos estudiantes que tenían problemas para expresarse por escrito. Me sorprendió descubrir que la mayoría creían que el aborto está recogido en la Declaración de los Derechos Humanos y, lo que más preocupó, que algunos sólo lo veían con un método anticonceptivo más. ¿Si me quedo embarazada? Pues aborto y solucionado.

Así que tenemos la tormenta perfecta: padres que no educan a sus hijos, acceso al porno desde la infancia, medios de comunicación que banalizan el sexo y un sistema educativo que no funciona. Pero quienes hoy se rompen las vestiduras por este caso no quieren que hablemos de qué tipo de sociedad estamos construyendo: hacerlo supondría admitir que el sistema educativo que ellos han promovido es un fracaso y que hay que rehacerlo de arriba abajo. Pero os apuesto lo que queráis a que se limitarán a proponer más horas de formación de perspectiva de género en la educación pública, como ya lo están pidiendo para los jueces.

Echarle la culpa al hombre no sólo es lo más fácil. Es, además, lo único que garantiza que las asociaciones feministas vuelvan a hacer caja. Que esta histeria colectiva no nos haga olvidar que, detrás, hay un inmenso negocio que sólo beneficia a una minoría de mujeres -las que viven de ello- y nos perjudica a todos.

En defensa del hombre

por Marisol Oviaño
Publicado originalmente:17jun18


Rebosa masculinidad.
Llegó a mi guasap hace un par de días y, desde entonces, con la excusa de escribir este artículo, lo habré visto cinco o seis veces.
Llamadme rara: después de 13 años de durísima monoparentalidad, todavía me gustan los hombres. A pesar de que creo que ya no le gusto a ninguno.

Soy la prueba viviente de que se puede sacar una familia adelante sin padre, pero no es una opción que recomiende. Os aseguro que a casi ninguna mujer le gustaría vivir como yo. Voy a la peluquería dos o tres veces al año, jamás salgo de vacaciones, no puedo permitirme el lujo de ir a comer con los amigos salvo que me inviten, no sé lo que es ir de compras, discuto con el casero, con el inquilino, con la agencia tributaria, con la seguridad social, con el banco, con los proveedores, atiendo a los clientes, diseño el producto, lo produzco, organizo las campañas de marketing, doy clase, corrijo deberes, escucho a mis alumnos adolescentes, limpio el escaparate, hago la compra, cocino, plancho y, por supuesto, hago todo lo que puedo para que mis hijos reciban su dosis de amor incondicional. O, como diría mi amiga Carmen, amor infinito.

Cuando la familia corre a cargo de uno solo, todo es mucho más difícil. Porque te toca asumir todos los roles y no tienes hombro en el que apoyarte, ni mano que te acaricie. Sin embargo, yo no puedo quejarme, porque soy una privilegiada: amo mi profesión, mis hijos estudian, trabajan y colaboran en las tareas y los gastos de la casa y, cuando entre todos no llegamos, la abuela nos rescata. Nos mantenemos a flote gracias a la red familiar.

Como divorciada sin pensión, cumplo todos los requisitos para tener sitio reservado en la primera fila de las manifestaciones de feministas subvencionadas. Y, sin embargo, cuando las veo gritando a las puertas de los juzgados, siendo todas Juana, siento el pánico cerval de quien ve pasar a galope a los bárbaros que acabarán con la civilización.

El hombre no es el enemigo a batir.
El hombre es el compañero con el que construir esa organización sin la que no sobreviviríamos: la familia. El individuo sin familia está inerme ante el Estado totalitario y la igualmente totalitaria multinacional. El individuo sin familia está solo en su habitación de hospital y no tiene quién dé de comer a su perrito, que morirá de hambre en su minipiso.

Pero hacia eso vamos.
A una sociedad en la que hombres y mujeres sean enemigos y todos vivamos solos, sin más propósito en la vida que trabajar y consumir.

Por eso no puedo entender este feminismo que no lucha para que las mujeres lo tengamos más fácil, sino para que los hombres lo tengan más difícil.

No puedo entender un feminismo que va contra la biología y se niega a aceptar que hombres y mujeres somos complementarios.

No puedo entender un feminismo que no sólo no ayuda a las mujeres en lo que realmente necesitamos, sino que, además, detrae recursos de nuestros impuestos para sembrar la cizaña entre nosotras y los hombres.


No puedo entender un feminismo cuyo objetivo es el acoso y derribo de la familia.
No entiendo un feminismo que no lleve la maternidad como bandera.

Tras la leer la sentencia de la manada

Por Marisol Oviaño
Publicado originalmente:28abr18


Desde que se hizo pública la sentencia judicial por el caso de la manada, se han sucedido las manifestaciones en su contra, las redes sociales claman como si a los cinco acusados los hubieran absuelto, y a mi WhatsApp llegan mensajes que piden mi apoyo para inhabilitar a los jueces del caso.

Yo, al contrario que la jauría, no sé si fue violación o abuso.
¡Pero es que eres mujer y tienes una hija!
También tengo un hijo y, aunque dudo mucho que algún día se viera en situación semejante, querría que tuviera un juicio justo.
De modo que, para opinar con criterio, he dedicado unas cuantas horas a leer la sentencia, cosa que sospecho no ha hecho prácticamente nadie de los que andan clamando venganza.

Quizá haya algunos jóvenes que acudan a San Fermín por su amor a la tauromaquia. Pero no nos engañemos, casi todos lo hacen para lo que llaman desfasar. Esto es, beber y drogarse. Y cuando la gente bebe y se droga, suele hacer cosas que no haría serena. Recalco esto porque no podemos obviar que la noche de autos los seis implicados iban hasta arriba de alcohol, e imagino que también de drogas.

Los cinco condenados no son unos chavales inocentes que en una noche de borrachera han cometido una estupidez. El historial de algunos de ellos está salpicado de antecedentes penales, incluso por futbolísticas riñas tumultuarias, lo que nos puede dar una medida de su catadura intelectual y moral. El hecho de que en sus conversaciones de WhatsApp ya hablaran de que esperaban hacérselo con una chica los cinco juntos -para gustos, los colores- y el juicio pendiente por abusos a otra chica a la que toquetearon y grabaron cuando estaba inconsciente, tampoco habla en su favor. Personalmente, me parecen gentuza y espero que, si les encuentran culpables también de esta agresión, los jueces apliquen la máxima dureza de la ley por reincidencia.

Ella era una cría, estaba borrachísima y probablemente fumada, pues declaró que creyó que entraban en el portal a hacerse un porro. Toda la acusación se basa en que ella dice que cuando estuvieron en la plaza sólo hablaron de las cosas habituales entre desconocidos; ellos, por el contrario, afirman que estuvieron hablando de practicar sexo en grupo los seis juntos. Es la palabra de ella contra la de los otros cinco.

A medida que he ido leyendo la sentencia, he tenido la sensación de que esta se ha escrito bajo la presión de las manifestaciones feministas, pues se da validez de prueba a cuestiones intangibles e imposibles de probar, como son las sensaciones que se le atribuyen a la denunciante. Pero no he encontrado nada que pudiera llamarse pruebas. Los hechos probados son que ella se acercó a ellos, que se marchó con ellos por su propia voluntad e incluso les acompañó a buscar un hotel.

No hay evidencias de que la obligaran a nada, en los vídeos de las cámaras de seguridad se la ve caminando con ellos tan tranquila, el empleado del hotel al que acudieron a buscar una habitación para follar sólo vio una alegre pandilla en la que todos iban medio ciegos, ella misma reconoce que se besó con uno de ellos, y por las descripciones de los vídeos que grabaron los condenados, no se puede afirmar que aquel sexo sórdido no estuviera consentido. Duran apenas unos segundos, y en uno de ellos ha quedado constancia de la siguiente conversación:

Pág. 63.
“¿Quieres que te la meta?, – “Sí”. – “pal fondo, vale.”.

Podemos especular sobre las razones por las que contestó afirmativamente, pero los jueces tienen que dictar sentencia en función de las pruebas. Y aunque la jauría grite ¡No es no!, las pruebas dicen que antes de penetrarla, uno de ellos le preguntó si quería ser penetrada y ella contestó que sí.

Esa sensación de que no había pruebas de nada, se ha acrecentado cuando he leído el voto particular del magistrado Ricardo Javier González, mucho más detallado y preciso que la sentencia propiamente dicha. Del voto particular se desprende, entre otras cosas, que la víctima ha ido cambiando su testimonio para que fuera encajando en la acusación.

(pág. 179 y 180))
“En primer lugar, que, comparadas las declaraciones prestadas por la denunciante ante la Policía Municipal y el Magistrado-Juez instructor con su testimonio ofrecido en el acto del juicio oral, se podría predicar de este último cualquier cosa menos firmeza o matización, pues fue tal la falta de sintonía entre las unas y el otro que cabe afirmar, con rotundidad, como ya se ha venido a anticipar en este voto particular, que lo realmente acontecido en el plenario ha sido una verdadera rectificación o retractación de la denunciante respecto de lo manifestado en sus primeras declaraciones, y que motivaron, como ya se ha expuesto también, el curso del procedimiento.

En segundo lugar, que las rectificaciones de lo declarado respecto a lo denunciado no solo afectan a los hechos nucleares de la acción delictiva imputada a los acusados, sino también a otros aspectos, ciertamente más circunstanciales y accesorios, pero que encajaban mal con los datos que la investigación fue revelando a lo largo de la instrucción y que tras esas rectificaciones encuentran sin duda mejor acomodo con los datos objetivos que la investigación aportó al sumario; algo que, en razón a que ningún motivo se ha ofrecido para justificar un cambio de tal calidad entre lo que se denunció y lo que se declaró en juicio, abona la duda de cuál sea la verdadera razón de tan llamativa rectificación, tanto de lo esencial como de los aspectos accesorios de la misma.

Pág. 182
“Existen sin embargo dos versiones contradictorias respecto al hecho de que tales relaciones fueran consentidas o forzadas; la de la denunciante que afirma que las relaciones sexuales mantenidas fueron sin su consentimiento y que en todo momento fue ajena a las intenciones de los acusados de mantenerlas, y la versión de estos que
afirman unánimemente que, ya en la conversación que mantuvieron en el banco de la Plaza del Castillo, los seis convinieron mantener sexo en grupo. De este modo, la determinación acerca de la existencia de consentimiento o no por parte de la denunciante se erige en el thema decidendi de este proceso”.

Pág. 184
“La sentencia mayoritaria concluye, en este aspecto, que la denunciante ha mantenido de modo sustancial la versión acerca de cómo se desarrollaron los hechos, y, si bien detecta, expone y reconoce que, “en algunos extremos” se ha apartado de su versión inicial expresada en el momento de presentar su denuncia y ratificarla posteriormente ante el juez instructor, minimiza y niega cualquier trascendencia a dichas modificaciones reduciéndolas a la categoría de simples “puntualizaciones” o “matizaciones”, para terminar afirmando que su relato goza de plena persistencia en la incriminación. Frente a ello, considero que la denunciante ha incurrido en tan abundantes, graves y llamativas contradicciones que las modificaciones introducidas en su relato durante el acto del juicio oral constituyen auténticas retractaciones y ello hasta el punto de considerar quebrada la persistencia de su relato de manera insalvable. Lo declarado en juicio por la denunciante ha dejado sin sustento alguno el eje sobre el que se inició y desarrolló todo el proceso, alumbrando ahora un relato que configura un desarrollo de los hechos radicalmente distinto al que ha sido objeto de investigación, consideración, acusación y defensa”.

Pág. 185
“El hecho de que su versión en juicio haya resultado radicalmente opuesta en muchos aspectos a lo que manifestó en aquel momento (y también en instrucción) no puede tratar de salvarse, como se pretende en la sentencia mayoritaria, so pretexto de “las circunstancias personales de abatimiento, confusión, tensión y agobio en que fueron
prestadas, especialmente la primera, muy poco después de haber sido asistida en el Complejo Hospitalario de Navarra”; menos aún cuando en el plenario, a preguntas de su propio letrado, la denunciante manifestó expresamente que mantenía su denuncia sin añadir ninguna aclaración acerca de las evidentes contradicciones entre lo que allí
consta y lo que estaba declarando en juicio”.

Pág. 188
“En efecto, no puedo compartir el modo en que la sentencia mayoritaria desdeña todas aquellas manifestaciones de la denunciante que entorpecen el argumentario sobre el que fundamenta el juicio sobre su credibilidad, pretextando, reitero, aquella situación de “abatimiento, confusión, tensión y agobio” de sus primeras declaraciones, al tiempo en que, sin embargo, da por buenas aquellas manifestaciones suyas que sí lo favorecen, obviando que aquellas y estas, necesariamente, se habrían prestado bajo el mismo estado emocional, sin que, por lo demás, se trate de justificar siquiera por qué se desechan las unas y se aceptan las otras”.

No entraré a valorar la opinión de Ricardo Javier González sobre los vídeos que grabaron los condenados porque, a juzgar por las descripciones, cualquiera puede ver en ellos lo que quiera ver.

Tampoco valoraré las periciales psicológicas, aunque también hay en ellas cuestiones que me hacen dudar de la veracidad del testimonio de ella, que ni siquiera se había enterado de que eran cinco hombres y no cuatro, como dijo en su primera declaración.

En la sentencia se achacan sus contradicciones y sus “no recuerdo” a la confusión propia del shock en el que se hallaba. Pero es que esas contradicciones y esa pérdida de memoria selectiva (en alguna ocasión afirma que no recuerda de qué hablaron, pero que sabe que no hablaron de sexo) también encajan perfectamente en un cuadro de borrachera. De esas en las que cuando te despiertas al día siguiente y te acuerdas de lo que hiciste –o lo que es peor, te lo cuenta un amigo porque tú no te acuerdas de nada-, te quieres morir. Y lo que sí es un hecho probado es que ella estaba como una cuba.

Eres una cría, tienes dieciocho años, ninguna experiencia de la vida y has ido a San Fermín a desfasar. En el bullicio te has perdido de tu amigo y, animada por el alcohol que te corre por las venas, los porros que te has fumado y la borrachera colectiva, vas hablando con distintos grupos de gente a los que no conoces de nada. En un momento dado, te acercas a unos chicos que están sentados en un banco y empiezas a hablar con ellos. Estás completamente desinhibida, y cuando te hablan de practicar sexo en grupo con ellos, les sigues el rollo y te las das de mujer experimentada que puede con lo que le echen. Después, te vas con ellos por tu propio pie, y cuando te quieres dar cuenta del lío en el que te has metido, es demasiado tarde para dar marcha atrás. Todo se acaba, ellos se marchan como los cerdos que son, te sientes humillada y sucia y no acabas de comprender qué es lo que ha pasado. Estás todavía borracha y confusa, no te acuerdas bien de cómo han sucedido las cosas ni puedes pensar con claridad. Y cuando descubres que además te han robado el móvil, te vienes abajo. Entonces sales a la calle, te sientas en un banco y rompes a llorar.
A partir de ahí, todo se precipita.
Algo que debía haber sido íntimo va a estar en boca de todos; para empezar, de tus propios padres. Y a ver con qué cara les dices que estabas borracha y drogada, y que te fuiste a las tres de la madrugada con cinco desconocidos.

No hay pruebas de que sucediera esto, pero tampoco de que sucediera lo contrario. Desde el principio se vio que era un caso muy complejo en el que había que dejar trabajar a los jueces. Sin embargo, pasándose por el forro la presunción de inocencia de los acusados, las feministas del todos somos Juana se han encargado de condenarlos antes del juicio y de lanzar a la jauría contra los magistrados tras la publicación de la sentencia.

Después de leerla, mi sensación es que si esos hijos de la grandísima no se hubieran llevado el móvil, nunca habríamos oído hablar de este caso.

Ellos son unos malnacidos, unos seres despreciables para los que las mujeres sólo somos un cacho de carne, y espero que en la cárcel reciban su misma medicina. Especialmente el guardia civil y el militar, que se supone que trabajan para proteger a la ciudadanía. Los cinco merecen que todo el peso de la ley caiga sobre ellos, pero no hay ninguna prueba de que fuera violación tal y como se describe en el Código Penal. Los jueces se limitan a aplicar la ley,por eso les han condenado a nueve años de prisión cada uno. Pero los agitadores de la calle han reaccionado exactamente igual que habrían hecho si los hubieran absuelto.

¡No es abuso, es violación!, grita la jauría.
Tal vez haya que cambiar la ley, dicen voces más calmadas.
Pero, ese cambio ¿no vendría a convertirnos a todas las mujeres en seres menores de edad que no pueden responsabilizarse de sí mismas?

Luz Sánchez-Mellado cuenta en El País que preguntó en Twitter qué decir a sus hijas después de la injusta sentencia, y se indigna por algunas de las respuestas obtenidas: “Que no se metan en un portal con cinco tíos, me contestaron muchos señores y alguna que otra señora. Se me heló la sangre y me hirvió al mismo tiempo con este terrorífico consejo que, a la vez que victimiza y culpabiliza a todas las mujeres, privándolas de su derecho a hacer lo que les dé la real gana, criminaliza a todos los varones”.

Percibo en su artículo esa perplejidad que experimentan los buenistas cada vez que la realidad contradice su idealización del mundo. Todos tenemos derecho a pasearnos libremente por donde nos dé la gana, pero hay barrios a los que mejor no llevar un Rolex y un teléfono de 600€; porque el derecho a que no te roben no evita que haya ladrones.

“Y, tanto como me niego a aceptar que las mujeres no puedan meterse donde quieran y con quien quieran, me niego a pensar que todos los hombres sean violadores y/o abusadores sexuales en potencia”.

Ese negarse a aceptar resume el infantilismo de un importante sector de la población. Los derechos no son un superpoder que nos pueda proteger de todos los peligros. No podemos educar a nuestras hijas como si vivieran en un mundo sin peligros, no podemos decirles: “Sal, emborráchate, drógate y vete con desconocidos, que no va a pasarte nada”. Decirle a una hija que tenga cuidado con lo que hace y con quién se junta (algo que, por otra parte, también es válido para los hijos), no es acusar a todos los hombres de violadores. Sólo es sentido común, justo lo que no encuentro en el artículo de Sánchez-Mellado.

Hemos convertido el sexo en una mercancía más, como si no tuviera ni importancia ni consecuencias. Les decimos a las nuevas generaciones que las diferencias biológicas entre hombres y mujeres son imposiciones del heteropatriarcado y les hacemos creer que el sexo es igual para todos. Pero no vemos manadas de mujeres a la caza de un hombre que follarse entre todas. Hombres y mujeres vivimos la sexualidad de distinta manera, eso es lo primero que Luz debería decirles a sus hijas.

Y con esto no estoy diciendo que los hombres sean todos violadores. Tampoco creo que todas las mujeres sean cleptómanas, por poner un ejemplo. Pero, por nuestro propio bien, las mujeres tenemos que asumir que la libertad implica que seamos responsables de nuestros actos. Porque no siempre tendremos la suerte de cruzarnos con lobos buenos.

—-

Descarga la sentencia de la manada

© 2021 Marisol Oviaño

Tema por Anders NorenArriba ↑