por Marisol Oviaño
Poema del año 2014


Cuando te vienes abajo
y empiezas a pasar de todo,
a caminar encorvado
con la cabeza entre los hombros,
y a encajar los golpes
sin ofrecer ninguna resistencia,
te veo muerto.

Entonces cruzo el campo de batalla
con el kit de primeros auxilios del guerrero,
y aunque me duele más que a ti
te inyecto
RABIA
RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA
RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA, RABIA.
Entonces
te levantas
y luchas.
Resucitas.