por mujerabasedebien
Publicado originalmente el 18 marzo de 2008


No siempre se dan las condiciones espaciotemporales adecuadas para el sexo en pareja.

A falta de pan, buenas son tortas.
El sexo en solitario es un noble arte que ayuda a aliviar tensiones
a conservar el buen humor
y a dormir como un bebé.

Nadie nos conoce mejor que nosotros mismos.
Al menos cuando estamos en nuestras manos sabemos que estamos en manos de alguien que sabe lo que queremos.

Eso sí, no reparte felicidad.