por mujerabasedebien
Publicado originalmente: 20dic08


Sus manos arreglan todo lo que tocan, incluyéndome a mí.
En cuanto una de ellas se posa sobre mi piel, a todos los rincones de mi cuerpo llega un mensaje de fiesta sexual.

Cuando está dentro de mí, veo a dios, entiendo el sentido de la vida, quiero metérmelo a él entero dentro y volver a parirlo ¿acaso no es eso lo que todos buscamos con el sexo?
Follamos para vencer a la muerte, para volver a nacer.

Tienes el deber de escribir lo que las personas te inspiran, me dice mirándome a los ojos segundos antes de llevarme a un delirio en el que haré lo que él quiera: gemir, rugir, llorar, abrir las manos, cerrarlas sobre su piel…

Y después, obediente, escribo.
Le hago inmortal.